Algo de historia sobre lo que es nuestra cama

Desde tiempos inmemoriales, el ser humano siempre ha intentado encontrar la manera de no dormir en el suelo. Es bien sabido que las camas de antes estaban hechas de pajas, hierbas y otros elementos que venían de la tierra que juntos, amontonados, ofrecían a las personas una especie de colcha en la que evadir el peligro de dormir a pie de suelo.

Allá por el 3500 antes de Cristo las personas más ricas disponían de camas mejor elaboradas. Estas estaban hechas de piedra con paja o hierbas encima. Poco a poco fueron desarrollándose, de modo que se fueron creando en Egipto y en Roma camas hechas de madera. Estas ya contaban con alguna que otra decoración.
Sin más demora, con los romanos aparecieron las camas de agua. No tardaron en utilizar un saco relleno con líquidos como nuevo sitio de confort para echar una cabezadita.

Según fueron pasando los años se fueron dejando de lado las pajas, para encontrar en Europa camas de lujo que contaban con columnas, adornos, piedras y colchones cómodos. Las camas se sostenían sobre una serie de cuerdas que actuaban como somieres. Así hasta llegar al muelle.

Fueron creados los colchones de muelles allá por el año 1895, gracias a la invención de Heinrich Westphal.
Estas camas se asemejaban a las que hoy en día usamos. Poco a poco las camas han ido desarrollándose, hasta encontrar el confort de las personas por completo. En la actualidad podrás encontrar una gran variedad de camas “para todos los gustos y colores”.

Existen distintos modelos de camas abatibles, los cuales facilitan el almacenaje en su interior. Otras cuentan con cajones o gavetas en su conjunto. Además las puedes encontrar de diferentes medidas, de modo que puedas acomodarla en la habitación que desees con respecto al tamaño.

Esperamos que te haya resultado curioso este post, donde te contamos un poco sobre la historia de la cama y algunas de sus curiosidades. Que tengas un feliz día y un dulce sueño… 😴😴😴

 

2018-04-26T08:46:08+00:00 abril 26th, 2018|Curiosidades|Sin comentarios

Deje su comentario